Crear una clase de prueba para niños y personalizarla

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Table of Contents

¡Hola! Me llamo Ana y soy profe de español especializada en niños y adolescentes. Desde hace un tiempo, muchos profes como tú me preguntan cuál es la mejor forma de estructurar una clase de prueba  dirigida a jóvenes y si es posible personalizarla. Pues bien, me he puesto manos a la obra y he decidido crear este artículo en el blog con la idea de ayudarte. ¿Estás listo/a? ¡Vamos allá!

Preguntas que se resuelven en este artículo

En este artículo vas a descubrir cómo crear una clase de prueba enfocada a niños y adolescentes. A lo largo del artículo responderemos a tres preguntas: 

1️⃣¿Cuál es el objetivo de la clase de prueba?

2️⃣¿Es posible personalizarla? ¿Cómo?

3️⃣¿Cuáles son los materiales que debes crear para tu clase de prueba y cómo debes presentarlos?

4️⃣¿Qué información útil obtienes de la clase de prueba? 

Situación o contexto inicial

Como profe online de español o de otra lengua, normalmente partes de uno de estos dos contextos: 

    • ▪️Ha contactado contigo alguien interesado en que le des clases a su hijo/a
    • ▪️Tú mismo/a te has ofrecido a dar clases a algún niño o adolescente, aunque suelas trabajar con adultos. 

Tus objetivos en la clase de prueba

La clase de prueba puede servir para mucha cosas pero no te olvides de que tienes que cumplir dos objetivos fundamentales:

    • 1. Captar al cliente y convencerlo de que eres la persona más indicada para dar clases a su hijo/a.
    •  
    • 2. Obtener la información necesaria para que, en caso de que el cliente contrate tus servicios tras la clase de prueba, seas capaz de planificar una primera clase que:
      • -ya incluya elementos personalizados
      • -esté enfocada a trabajar alguna de las dificultades que el alumno ha mostrado durante la clase de prueba. 

Los pasos a seguir para alcanzar los objetivos en la clase de prueba

Para convencer a tu cliente, que en este caso es la madre o el padre de tu alumno, lo más importante es conectar con él.  La mejor forma de conseguirlo es hacerle ver que la clase de prueba está hecha a su medida y que realmente te preocupas por sus intereses y objetivos de aprendizaje. Además, puedes sorprenderle personalizando un poco los materiales que vas a mostrarle Pero…¿es posible personalizar una clase de prueba sin ni siquiera conocer al alumno?

¡Vamos paso a paso!

1) Consigue información de tu alumno antes de la clase de prueba

Es frecuente limitarse a acordar un día y una hora para la clase de prueba. Ese será el momento en el que conozcas a tu alumno pero, hasta entonces, tienes poca más información que su nombre o de dónde es. Sin embargo, llegar a la clase de prueba teniendo solo esta información puede ser contraproducente porque no podrás crear, adaptar o elegir una actividad que vaya acorde con los intereses del alumno; algo que le haga sentir que tus clases están hechas para él.

Desde el minuto uno estarías perdiendo una oportunidad de oro para conectar con tu alumno y llamar su atención. Esto no quiere decir que tengas que crear una clase de prueba diferente para cada alumno, pero sí es conveniente que te tomes un ratito para adaptarla con cada nueva reserva. 

Para conseguir información del alumno antes de la clase de prueba puedes: 

    • ➡️ Tener una conversación (a través de email, Whatsapp, Messenger, etc.) con el padre o la madre. También con el propio alumno en el caso de que este ya tenga 16, 17 o 18 años. 
    • ➡️ Crear un formulario de preguntas que puedes enviar por email o colocar en tu web de forma automatizada para que el cliente lo rellene.  
    •  
    • *Aquí tienes una pequeña lista con los temas sobre los que podrías preguntar. Evidentemente, debes adaptar las preguntas en función de tu tipo de cliente (nicho) o las características de tus clases (servicio):
      • ▪️ Edad del niño/a, de dónde es
      • ▪️Nivel de español previo (si puede comunicarse con fluidez, si comete errores frecuentes, si acaba de empezar…)
      • ▪️ Si  o no puede leer y escribir en su propia lengua (quizás es pequeño y aún no sabe)
      • ▪️Por qué quiere aprender español
      • ▪️Si tiene contacto o ha tenido contacto previo con la lengua. 

2) Estructura la clase con coherencia, ajustándote al tiempo

Si aún no has tenido clases con niños o adolescentes debes tener en cuenta que la estructura de la clase de prueba no es exactamente la misma que la de una clase de prueba con adultos por la sencilla razón de que debes incluir: 

    • ➡️tanto al niño, que va a ser tu alumno
    •  
    • ➡️como a la madre/padre, que al final es tu cliente; quien te paga y quien decide qué profesor contrata para garantizar la educación bilingüe de su hijo. 
    •  

Cada uno debe tener su espacio, por eso es importante que te asegures de que controlas bien la estructura y de que administras bien el tiempo. Lo normal es que una clase de prueba dure 30 minutos, aunque a veces es inevitable extenderse un poco si el cliente tiene muchas preguntas que hacerte. 

Basándome en mi experiencia, mi recomendación es que apliques la siguiente estructura: 

    • 1. Saluda a la mamá/papá y a su hijo, preséntate y pídeles que hagan lo mismo. 
    •  
    • 2. Explica en qué va a consistir la clase de prueba. 
      • *puedes ahorrarte este paso si previamente le has enviado un email al cliente explicándole que la clase de prueba no es una clase normal, sino una primera toma de contacto donde os conoceréis, resolverás sus dudas y le hablarás un poco sobre tu forma de trabajo.
    •  
    • 3. Indica a la mamá que es el momento de hacer una pequeña actividad con su hijo que te servirá para conocerle un poco mejor, hacerte una idea de su nivel y ejemplificar el modo en el sueles trabajar durante tus clases.
      • *¡No seas tonto/a y elige muy bien esta actividad! Aquí es donde entra la personalización, pero ahora iremos a ello…
    •  
    • 4. Es el momento de tener una pequeña conversación con la madre/padre. Demuéstrale que has leído  con cuidado la información que te ha proporcionado antes de la clase y aprovecha la oportunidad para preguntarle cualquier cosa que pueda ayudarte a personalizar las clases de su hijo en el futuro.
      • * Aquí tienes algunos ejemplos:
        • – ¿Qué consideras más importante a la hora de aprender una nueva lengua?
        • – ¿Qué dificultades tiene tu hijo…?
        • – ¿Le gusta hablar en español?
        • – ¿Tiene la oportunidad de hacerlo fuera del entorno familiar?
        • – ¿Cuál sería vuestra disponibilidad?
        •  
    • 5. Despídete con energía pero también con amabilidad. 

3) Selecciona una actividad adecuada para la clase de prueba

La actividad de la clase de prueba debería poder cumplir con tres requisitos:

    • 1) Se adecua bien al nivel –> el estudiante entiende las instrucciones y puede responder.
    •  
    • 2) Sirve para obtener información del alumno acerca de sus gustos, preferencias o intereses–> el estudiante siente que te preocupas por él. 
    •  
    • 3) Tiene un formato atractivo y ejemplifica bien la forma en la que sueles enseñar o los métodos que sigues. 
    •  

Aquí tienes algunos ejemplos de actividades para preguntar a los alumnos acerca de sus gustos e intereses. Son actividades abiertas, por lo que puedes ir aumentado el nivel de dificultad con tus preguntas en la medida que el alumno te responde correctamente. Las respuestas del alumno pueden ir desde un simple “sí /no” hasta el infinito. ( “¿Te el brocoli”> Sí/no…”; “¿Qué te gusta más?> Mi favorito es…”)

La primera y la segunda actividad están pensadas para un nivel bajo o intermedio. Además, han sido creadas con Genial.ly para hacerlas más interactivas.  La tercera, puesto que se basa en expresar opiniones, funciona mejor en niveles más avanzados. 

*Haz click en las imágenes para ampliarlas

También hay una forma de hacer magia y marcar completamente la diferencia con tu clase de prueba 😉

Si ya tenías algún tipo de información del formulario o de la conversación previa con los padres, ¡úsala en tu beneficio! Por ejemplo, si sabes que el alumno toca el piano porque le preguntaste a su madre si podrían hacer la prueba el jueves y te dijo que no por este motivo, adapta las imágenes de tu actividad para preguntarle a tu alumno sobre sus clases de piano. 

4) Crea o perfecciona los materiales que vas a mostrar a los padres durante la clase de prueba

Hablar está muy bien, pero si puedes apoyar todo lo que cuentas en tu clase de prueba con algún material o documento, mejor que mejor. 

En la clase de prueba, los padres deberían ver que eres una persona organizada y metódica, capaz de guiar bien a sus hijos durante su proceso de aprendizaje. Para ello, es posible que no baste con tus palabras. ¡Enséñales lo que quieren ver!

Aquí te enumero los elementos que debería contener el documento o la presentación que muestras a los padres compartiendo tu pantalla durante la clase de prueba: 

➡️ Una imagen llamativa que sirva para saludar

➡️ Un pequeño índice con el orden que vas a seguir en la clase de prueba

➡️ Un enlace a la actividad que vas a realizar con el niño (ya la hayas creado en Canva, en Genial.ly, en Power Point o en otro tipo de formato) y un espacio en blanco para poder escribir la información que vayas obteniendo al hacerla (los gustos de tu alumno y los errores que ha cometido)

➡️ Un lista o tabla a modo de formulario donde aparezcan las preguntas que has decidido hacer a los padres y más espacio para escribir las respuestas. 

➡️Una imagen de despedida con los colores y el logotipo de tu escuela (una pequeña canción, una manita diciendo adiós, un meme divertido…)

    •  

5) Recopila toda la información obtenida por escrito

Aprovecha los espacios en blanco que has dejado tras la actividad y las preguntas a los padres para rellenarlos con toda la información que has podido obtener durante la clase de prueba. 

Podrías pensar que, una vez la clase de prueba ha concluido, no tienes que hacer nada más que cruzar los dedos y esperar a que el cliente quiera comprarte un paquete de clases. Sin embargo, tomarse el tiempo necesario para poner en orden todas tus notas resulta imprescindible si quieres poder personalizar las clases desde el primer momento. 

¡Atento/a porque si no apuntas el nombre de la mascota, podrías olvidarlo y estarías perdiendo muchos puntos en la siguiente clase! Imagina que estás en esa primera clase y, de nuevo, su gato se pasea por delante de la pantalla. Aunque ya te había dicho el nombre del gato en la clase de prueba, preguntas a tu alumno otra vez cómo se llama. Éste podría sentirse un poco decepcionado porque no te has acordado 😕.  Por el contrario, si  de repente exclamas “¡Hola Miau!”, conectarás automáticamente con el alumno y le demostrarás que estuviste atento. 

Asegúrate de que, al finalizar la clase de prueba, has conseguido la siguiente información: 

➡️ La edad y el origen de tu alumno.

➡️ Su tipo de educación: homeschooling, colegio público, colegio internacional…(te ayudará a saber la metodología a la que está acostumbrado y su disponibilidad).

➡️Algunos de sus gustos e intereses (colores, comidas o asignaturas favoritas; lo que hace en su tiempo libre; lo que piensa sobre…).

➡️ Lo que sus padres espera que consiga con tus clases: para qué quieren que aprenda español y cuáles son sus objetivos de aprendizaje. 

➡️Si hay alguna cosa que le cueste especialmente (hablar en público, conjugar los verbos irregulares en presente…)

➡️Sus datos de contacto y la disponibilidad horaria para hacer las clases

➡️ Donde supo de tí o de tu escuela (una pregunta de marketing muy importante). 

    •  

En resumen

En la clase de prueba, tu objetivo principal es convencer al padre o la madre de que eres el profe más indicado para sus hijos. Ayúdate de la información que obtienes antes y durante la clase de prueba para hacerle ver que estás atento a sus intereses y que eres capaz de personalizar y adaptar tu enseñanza a sus necesidades. 

Para personalizar, en la medida de lo posible, la clase de prueba, asegúrate de que tienes algo de información del alumno antes de que llegue el momento. Establece una estructura sencilla que se ajuste bien a la duración de tu clase de prueba y  practícala hasta controlarla muy bien.  Por otro lado, selecciona una actividad para hacer con el alumno  que te permita conocerle mejor y captar algunos de los posibles errores que comete en español. Diseña también un documento muy visual que puedas mostrar a los padres durante la clase para que puedan seguirte sin ningún esfuerzo y queden persuadidos de que eres una persona ordenada y metódica.  Después de la clase, anota toda la información que hayas obtenido y que pueda resultar útil para crear tu plan de aprendizaje. Finalmente, no te olvides de haber apuntado correctamente el contacto de tu cliente (móvil, email..) ni preguntarle cómo te ha conocido. 

    •  
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Más Posts

¡Hola, Soy Ana!
¡Hola, Soy Ana!

Profesora de español especilizada en clases online para niños y adolescentes y creadora de Catchyespañol. ¡Espero haberte ayudado con este artículo! Escribe aquí si tienes cualquier comentario, duda o sugerencia para el blog 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.Toda la información, los recursos y los materiales de este blog han sido creados por Ana Campano o sus colaboradores para Catchyespañol. Cualquier persona que desee hacer uso de ellos debe respetar los términos de la licencia.